Mundo Musical - Almería - Historia
Trovadores
Trovadores

Ángel Barceló, contrabajo; Francisco Bernabeu "Pacorro", batería y percusión; Paco Redondo, cantante; Emilio Leseduarte, saxo; Luis Gázquez, guitarra; y Cristo Sánchez de la Higuera, piano. Esta fue la formación clásica del grupo al que se le puede considerar pionero de la música ligera en Almería durante el pasado siglo XX. No obstante, durante sus años de existencia, por el grupo pasaron otros excelentes músicos como: Paco Oll -un militar que formaba parte de la banda de música del ejercito-; Pepito San Gil, conocido como "el Machín blanco"; Cayetano Ledesma, cantante; Paco Segado; Andrés Caparros; y Pepe Cruz, como saxofonista.

Sus inicios datan desde 1957. Su desaparición se sitúa a mediados del año 1962, fecha en que alguno de sus componentes deja la música, como fue el caso de Paco Redondo, maestro de escuela que fue destinado fuera de la capital, o Ángel Barceló, que sustituyo a Paco Redondo unos años, cuando este se une a Luis Escobar para formar Los Ruthy Jazz.

En aquellas fechas, en Almería había pocos lugares donde actuar. Sólo en la sala de fiestas Manolo Manzanilla -local que inauguraron- o en el popular Club de Mar, donde eran asiduos Los Trovadores. Hacían una música sencilla, pero no exenta de rigor. Sus componentes, Luis Gázquez, Cristo Sánchez de la Higuera, Ángel Barceló (padre) y "Pacorro", eran auténticos "showman" en el escenario. Se divertían a tope y divertían a tope al público. En la capital eran auténticos ídolos. Excepto Cristo, todos eran músicos profesionales, pero curiosamente nunca llevaban partituras en los atriles.

Dada su "productividad", tenían los instrumentos doblados para poder hacer frente a todas las contrataciones. Cristo y el resto del grupo compusieron muchas canciones. Una de ellas, titulada "Ven a mi", fue la ganadora en 1962 del primer festival de la canción de Almería. La cantó Paquita Sánchez, hermana de Cristo.

El único superviviente del grupo, Luis Gázquez, recuerda entre otras muchas anécdotas la que vivieron en 1961. Ese año, el festival de Benidorm lo ganó José Francis con la canción "Enamorada", escrita por Rafael de León y con música de Augusto Algueró. Los Trovadores, habían terminado de cargar los instrumentos y, en una pequeña radio que uno de ellos llevaba, escucharon la noticia del primer premio. La canción la repitieron dos o tres veces por la radio y en medio de la sorpresa, Cristo que seguía el asunto de cerca durante el trayecto hasta Adra les dijo a sus compañeros, vamos a tocarla esta misma noche, "Que cada uno coja su parte". Y así fue, la montaron durante el camino y la presentaron a bombo y platillo durante su actuación en Adra, dejando sorprendidos a la concurrencia.

Los Trovadores eran imprevisibles. Todas las canciones que interpretaban llevaban arreglos personales del grupo y jamás tocaban igual dos veces la misma canción.

José Ángel Pérez García