Mundo Musical - Almería - Historia
Miguel Ferrer Carmona
Miguel Ferrer Carmona

Miguel Ferrer Carmona nació en Pechina (Alme-ría). A los diez años consigue una beca y comienza sus estudios de Bachillerato, interno en el Colegio Superior Diocesano de Almería, empezando a escribir a los catorce años, siempre en verso, cuartetas, quintillas, octavas, décimas...

Es diplomado en Lengua y Literatura Castellana y Filología Francesa por la Universidad de Granada, profesor especializado en Pedagogía Terapéutica y Logopedia por la Universidad Politécnica de Valencia, y diplomado en Lingua Galega y Educación Musical por la Universidad de Santiago de Compostela.

Compuso, tradujo y adaptó varias canciones como director musical de la Tuna del Colegio Universitario de Almería donde cantó y tocó el laúd y la guitarra. Ha ejercido la docencia en Almería, Rois y Padrón (A Coruña) y actualmente desarrolla su labor en el IES Puerta de Pechina.

Ha participado en certámenes, concursos, recitales y veladas de Trovo y Poesía.

Su última producción literaria está recogida en la obra Soñando hasta despertar. La temática fundamental gira en torno al amor, el respeto hacia la naturaleza reflejada en árboles y animales, la añoranza de un modo de vida tradicional, los valores morales y las personas, y el culto al trovo en general.

www.arraezeditores.com/index.php?apart=at&id=153

* * *

La imagen refleja una de los actos que se celebraron con motivo del Día del Libro. Entre las distintas lecturas que se recitaron en esa mañana, aparece nuestro compañero Miguel Ferrer haciendo una de las repentizaciones en homenaje al Trovero Castillo.

miguel_ferrer_repentizando.jpg

A continuación reflejamos una manifestación poética en homenaje a nuestro ilustre paisano compuesta de tres quintillas y dos octavillas. Esperamos que os guste.

Me inunda gran emoción cuando te nombro, Castillo,
me sale del corazón con este verso sencillo,
mi profunda admiración.

Analizo con respeto, todas las vicisitudes
de aquel trovero completo, con tan hermosas virtudes
y espíritu tan inquieto.

Es el azar quien decreta, privilegio tan sublime,
estudiando se completa y en el elegido imprime
el don para ser poeta.

Castillo casi indigente en su pueblo natural,
donde no fue valorado después de tanto enseñar,
por no pagarle la gente, ya se vería forzado
para irse desplazado a Serón a trabajar.

Hoy queremos recordar desde su cuna y linaje a donde pudo llegar,
si hubiera tenido predios con mucho mejores medios y su talento encauzar,
haciéndole este homenaje al pechinero ejemplar.

abriendolaspuertashacialaigualdad.blogspot.com.es/2010/05/dia-del-libro-iii.html