Mundo Musical - Almería - Historia
Mary Ortiz
Mary Ortiz

Mary Ortiz, una leyenda viva de la música de los años cuarenta. Afincada en Madrid, pero estrechamente vinculada a la provincia de Almería, donde reside parte de su familia, compartió cartel con grandes artistas de la época, como Celia Gámez.

Cuentan que Mary Ortíz, la octogenaria interprete almeriense fue en la década de los años cuarenta tan popular y conocida en nuestra tierra como posteriormente lo fuera Manolo Escobar en los años sesenta o David Bisbal en nuestros días. La interprete, definida en su día como estilista de la canción triunfo plenamente en los años cuarenta compartiendo cartel con las grandes estrellas de la época como Celia Gámez entre otras.

Afincada en Madrid, pero estrechamente vinculada a Almería donde reside parte de la familia, Mary Ortíz se inicio en la música siendo una adolescente. Su padre, que no llegó a verla cantar en los escenarios, era profesor de música de la banda municipal de Almería. Su andadura musical se inició en el verano de 1940 y su estancia en los escenarios se prolongo durante diez años.

En Almería dio sus primeros pasos actuando en la incipiente Radio Almería actuando como vocalista en aquellos programas donde la música se hacia en directo. Curiosamente Mary Ortiz, fue la primera interprete que inauguró en 1943 la Caseta Popular de Almería ubicada en el espigón de levante. "Fue una experiencia maravillosa. Esa noche me acompañó una gran orquestas con músicos de la categoría del maestro Barco, Orozco, Leseduarte o Los Donaire" recuerda la veterana cantante.

Menuda, vivaracha y con un gran desparpajo buscó y logro un hueco en esa música de posguerra donde era un milagro que una mujer triunfase ante las escasas oportunidades. Acompañada siempre de su madre y su hermana, Mar Ortiz se desplazó a Granada donde en diversas academias completó su formación musical. Allí le surgió la oportunidad de enrolarse en la compañía de Manolo Díaz. "Después de recorrer Andalucía, Extremadura y la zona norte me tuve que examinar en Madrid para obtener el carnet profesional". Fue en el circo Price. Tenia solo 17 años. Su repertorio era muy extenso y variado. "Cantaba por Estrellita Castro, a la que admiraba pero poco a poco fue incorporando temas de otros interpretes".

En estos años, Mary Ortiz mantenía la base en Almería pese a que las ausencias eran cada vez mayor ante los contratos que iban surgiendo. "Mi primer contrato fue de 25 pesetas. Lo recuerdo perfectamente. Fue en Madrid en una sala de fiestas llamada Calatrava de la calle Alcalá". Ya en ese tiempo Mary Ortiz había creado su propio estilo. Desde la zambra, al bolero pasando por el pasodoble o esporádicamente cuplés".

Tuvo la suerte de conocer personalmente a Celia Gámez. Recuerda que estuvo a punto de formar parte de la compañía de Concha Piquer, pero la diva valenciana al enterarse hizo todo lo imposible para que figurarse de telonera en su espectáculo. Estuvo diez años de profesional. Hasta que en 1950 se casó.

Su marido, extremadamente celoso de su éxito, decidió entonces retirarla. "Me permitió grabar antes varios discos de aquellos de pizarra, que ahora mis hijos tecnológicamente los han recuperado en CD". En esta muestra se recogen temas clásicos como Siboney, Madrid, Noche de ronda o Qué bonito es el querer. Tras su despedida, en Almería lo hizo en el clásico café Colon, Mary Ortiz no volvió a subir a un escenario. Conserva la mistad de otros grandes interpretes de la época. "Mantengo una muy buena relación con Lolita Garrido, gran compañera y mejor artista, Lorenzo González y Antonio Machín entre otros". Toda su carrera profesional se desarrolló básicamente en el norte de España, Galicia y Castilla donde tenia un gran cartel.

Su repertorio era bastante intenso y variado. "Llevaba entre 20 y 30 canciones. Tras la función muy cansada me iba con mi madre a la pensión donde metía los pies en agua u sal y hacia gárgaras para aclarar la voz". Recuerda como anécdota su actuación en Santiago. Fue de prueba para dos días y estuvo un mes. "Los estudiantes me sometieron a una especie de tribunal para decidir si me quedaba o no. Al final llenaron de flores el escenario". A Mary, una vez retirada tuvo como competencia a su propia hermana. Loly Ortiz, cinco años menor, quien también probó fortuna en el mundo del espectáculo. Fue escasamente un año pero muy activo.

Su hermana la animó a que se presentase al programa Tribunal de la Canción que José Luis Pecker presentaba en Radio Madrid. Sin haber actuado nunca con una orquesta, la inquieta Loly hizo una extraordinaria versión del popular tema Estrella de tus ojos. Jorge Sepúlveda, un cantante ya consagrado la animó a que continuase su carrera, decisión que no mantuvo ya que después de actuar en televisión se retiró. "Fue un programa que se hacia desde el paseo de La Habana, asegura Loly, que presentaba Laura Valenzuela". Tras la experiencia regresa a Almería donde poco mas tarde conoce a Luis Jiménez, el jugador del At. Almería con el que contrae matrimonio, dejando para siempre olvidado su tiempo en la música, afición a la que adora. Como su hermana Loly -a pesar de tantos años transcurridos- conservan intactas sus facultades artísticas.

José Ángel Pérez García


Mary Ortiz (izqda.) canta al piano, al lado de su hermana Loly.