Mundo Musical - Almería - Historia
Gringos
Gringos

Antes de llamarse "Los Gringos", algunos de sus componentes, tuvieron su primer contacto con la música joven a través del grupo Los Krons y Los Ibéricos. Habría que retroceder hasta 1963 y 1964, fechas en la que Joaquín, Chipo, Antonio Aro, y Vicente Montserrat, ataviados con las "clásicas" chaquetas blancas con ribetes negros, camisa y corbata, hacían una "foto de familia" entre las almenas de la alcazaba.

Los Gringos, oficialmente nacieron en la primavera de 1965. En sus filas y en la fotografía de su primer afiche publicitario se pueden ver a Juanmi Soriano, que sustituyó a Vicente Montserrat a la batería, con una pipa en la mano. Chipo, bajista, con jersey de cuello a la caja, José Pérez Cirera, voz y guitarra con una sonrisa enigmática, y Antonio Aro, guitarra solista... ¡con corbata!

Su director artístico, según recoge la publicidad de la época, corría a cargo de Juan Antonio Moreno, cuya sede estaba en una zapatería ubicada en la plaza Flores,8.

El conjunto duró con esta formación hasta 1968, cuando Chipo decidió abandonar el grupo para proseguir sus estudios de magisterio en Murcia, sustituyéndole Paco Mercader, un dibujante publicitario que recaló por Almería, "extraño" y singular, con alma de músico, y que estuvo unos cuantos meses tocando con ellos. La primera experiencia de Los Gringos fuera de Almería se produce en el verano de 1966. Fue en Torremolinos donde permanecieron cinco meses actuando tardes y noches en "La Gruta", una sala de baile ubicada en los bajos de los apartamentos Virgen de Begoña. En su fluido repertorio no faltaban temas de Los Beatles, Rolling Stones, The Kinks, Dave De Dozy and Match, Spencer Davis Group, Turtles, y otros grupos vanguardistas de aquellos años, cuya música comenzaba a proyectarse tímidamente en nuestro país.

A mediados de ese mismo verano, deciden aceptar un contrato para actuar en Almuñecar. Allí se pasan varios meses tocando en los jardines de "Bali Hair" hasta que de nuevo retornan a la capital.

Acostumbrados a otros ambientes, ya que la música evolucionaba entonces muy lentamente en la provincia, unido a la marcha de Chipo provocó finalmente la disolución del grupo, para muchos, como yo, el que mejor ha sonado en directo en Almería en aquella década prodigiosa.

Chipo, siguen en la música activa para deleite de los almerienses, y Juanmi, tras su periplo por tierras catalanas retornó a Almería. El batería imparte clases en la universidad como profesor de música. Pérez Cirera viene por Almería de vez en cuando, y Antonio Aro se fue a Canadá donde reside.

José Ángel Pérez García