Mundo Musical - Almería - Historia
Dúo Alma
Dúo Alma

Decir Dúo Alma, es decir, Fernado Gómez Vaverde y amigos.

Nos encontramos ante un autentico todo terreno de la música en Almería. Ha permanecido en activo más de cuarenta años. Su perfil biográfico está íntimamente relacionado con: Los Complacientes, Los Rostros, Orquesta Checa, Orquesta Donaire, "Los Mauros", Orquesta Charly, orquesta Pigalle, Trío Jey, Dúo Alma, y sus últimos trece años como músico profesional actuando en el Pueblo Canario de la urbanización de Roquetas de Mar, cinco de ellos formando dúo con Mateo García Perez. La jubilación anticipada de la música le llegó la Navidad del pasado 2005.

"Fernando el taxista", conocido también así por su profesión, nació el año 1945 en la calle Antonio Vico de la capital, a treinta metros de la Puerta de Purchena.

Con pantalón corto ya acudía a las clases de guitarra y bandurria que en el teatro Apolo de la capital impartían el maestro José Richoly y Ángel Barceló, dentro del aula de enseñanza de Educación y Descanso.

En 1963, entra a formar parte de su primer grupo, Los Complacientes. Comparte escenario con Juan Elvira, guitarra baja, Andrés Martín Hinojo, órgano y trompeta y Juan Parra a la batería. Obtienen su primer contrato gracias a la buena actuación del grupo en un festival del Teatro Apolo, donde compiten junto a Los Stukas y los Teddy Boys.

El premio, actuar en las fiestas de Cuevas de los Medinas. Allí se pasan tocando más de seis horas sobre un improvisado escenario en pleno campo.

En 1967 el grupo se disuelve y nacen "Los Rostros" sumándose a la formación Juan Elvira, que ya estuvo con Fernando en Los Complacientes. Sus otros miembros fueron Carlos Cortés, un fuera de serie, Pepe Jordán, alias "Pepe Palillos" un batería muy pulcro y de agradable voz. Pero pronto surgen cambios y Antonio Pérez Vela entra por Pepe Jordán, uniéndose al grupo Felipe Cañadas y Ramón Zapata, ambos desaparecidos. También durante cierto tiempo estuvo Francisco Jover, alias "Parrili", hasta la desaparición del grupo.

En 1969, Fernando Gómez y Juan Elvira siguen juntos y deciden irse a la Orquesta Checa, dirigida por el batería Juan Checa que vino unos años antes de Alemania. El resto del grupo fueron Juan Cortés, Manolo Martínez, pianista, y Alfonso al saxofón. En este grupo, Fernando García dura poco.

A mediados de 1970 se marcha del conjunto para incorporarse a la orquesta Donaire que ya se encontraba en la última etapa de su vida profesional. Allí actúa junto a los hermanos Paco y Gabriel Donaire a la trompeta y saxo, Alfonso un batería recién llegado de Barcelona y Jose Miguel Gil "Juan El Niño". El grupo se mantiene un par de años y de nuevo Fernando se reencuentra con algunos compañeros. Actúa en la sala de fiestas Manolo Manzanilla del Zapillo, junto a Matarín, bajo y trompeta, Constantino Padilla, Juanono Barceló a la guitarra y Paco Contreras al saxo. Son años de alternancia.

Estando en club Chapina actuando y acompañando a las atracciones junto a Juan Montserrat, Telesforo, Pepe "El Pajilla", y el desaparecido Emilio Leseduarte entre otros, le surge una oportunidad que no desaprovecha. Cristo Sánchez de la Higuera le ofrece un contrato de un año para actuar en Marruecos como cantante de una orquesta que actúa en el hotel Mamunia de Marraquesh. La oferta es importante en aquellos años. Cuando Fernando está ganado al mes 8.000 pesetas trabajando como dependiente, se le ofrece ganar 1.000 pesetas diarias tocando en el hotel, con alojamiento en el mismo y todos los gastos de manutención pagados. A la orquesta la llaman "Charly" y hay músicos de distintas provincias españolas. Actúan en otras capitales marroquíes, entre ellas Rabat.

Cumplido el contrato regresa a Almería, y a las pocas semanas le surge otra oferta para incorporarse a la orquesta "Pigalle", por lo que se desplaza hasta Málaga y allí permanece durante varios meses.

En 1972, se vuelve a Almería. Junto al hijo del ex director de la banda de música de Almería, Juan Viciana "Pepito", forman "Jey", estando juntos un par de años hasta que finalmente emprende su última aventura en el Pueblo Canario, donde permaneció trece años hasta su jubilación.

José Ángel Pérez García