Mundo Musical - Almería - Historia
Cartum Group
Cartum Group

Formados en Cuevas del Almanzora en el año 1964. En sus inicios, siempre con los mismos componentes o parte de ellos se denominaron "Los Wikingos", un par de años más tarde se pusieron "Los Iberos", nombre éste que tuvo que cambiarse, dado que en el panorama musical de aquellos años existia un grupo malagueño, que eligió este mismo nombre, entre sus miembros se encontraba el veratense Cristóbal de Haro, componente de "Die Stukas", "Los Flames" "Los Iberos" "Trébol" y "Frenos". Así que, para evitar confusiones al ser los menos conocidos, optaron por cambiarse a "Cartum Group".

El grupo estuvo en activo hasta el año 1974. Los miembros fundadores de este conjunto -"Wikingos" e "Iberos"- fueron en un principio: Antonio Asensio Alonso, batería, José Poveda Higueras, bajista, Pedro Arana Castillo, trombón, José Beltrán González, saxo alto, Andrés Valero Portillo, clarinete, saxo tenor y guitarra y Antonio Campoy Molina, trompeta y guitarra.

Con la nueva reestructuración y cambio de denominación del grupo por el de "Cartum Group", se marcharon dos componentes. José Beltrán y Pedro Arana, quedando la nueva formación dibujada como el clásico conjunto impuesto en aquella época por los grupos ingleses, es decir, dos guitarras, guitarra bajo y batería y las voces respectivas de cada uno. De tal manera que el conjunto quedó compuesto, por Andrés Valero, (guitarra solista) Antonio Campoy (guitarra de ritmo y voz) José Poveda (bajista) y Antonio Asensio, (batería).

Un par de años más tarde y por motivos del fenómeno emigratorio de aquellas fechas, José Poveda dejó el grupo al emigrar a Francia y le sustituyó en el bajo José Belmonte. Éste a su vez, unos años después dejaría el grupo para enrolarse en otra gran experiencia musical como fue la aparición de "Los Puntos" con la trayectoria musical de todos conocida.

Con la marcha de José Belmonte hubo que volver a reestructurar "Cartum Group". Antonio Campoy deja la guitarra de ritmos, y comienza su andadura como bajista y voz. Entran entonces en el conjunto, dos amigos seguidores del grupo que tenían mucho interés en acompañarles en esta experiencia musical, y aunque el tiempo de permanencia en el grupo fue corta, vivieron esta experiencia. Fueron Diego Sánchez -su permanencia fue efímera, también emigró- y Paco de Haro, hasta la desaparición del grupo en el año 1974. Los ensayos lo hacían unas veces en casa de Antonio Asensio, otras en casa de Andrés Valero. Por último, y donde más tiempo permanecieron hasta la desaparición del grupo, fue en la sede de la extinta OJE de Cuevas del Almanzora.

En aquellas fechas, ellos mismos eran su propio manager, aunque más tarde y por poco tiempo, un buen amigo de Garrucha, Marcos de Haro, se encargó de esta función.

El grupo quería y deseaba aprender y hacer la música que se escuchaba por todo el país. En el levante y comarca del Almanzora estaban muy solicitados. En su repertorio temas de Beatles, Shadows, Rolling Stone, Brincos, Mustang, Sirex, etc.

Según uno de sus fundadores, Antonio Campoy , fue una experiencia muy bonita y provechosa "tuvimos la oportunidad de tratarnos y conocernos mejor" seis chicos de aquellos años que fraguaron una gran amistad, así como, el hecho conocer otra forma de hacer música. Una música y un sonido joven y evolutivo. No hay que perder de vista, que cada uno de los componentes de este grupo venía formado de la acreditada Banda Municipal de Música de Cuevas del Almanzora. De manera que la línea musical seguida fue la que nos influenció a casi todos los chicos de la década 60-70".

El conjunto disponía de un equipo de voces marca Dinacord, eco Binson para las voces, otro eco marca WEM para la guitarra solista, esta era una Eko modelo Barracuda, bajo Hofner , Fender Telecaster como guitarra de ritmos, batería Premier y órgano GEM. Los amplificadores para guitarra y bajos eran marca Técnoson. Y un flamante Dodge Dart, color granate, propiedad del ya desaparecido gran amigo del grupo, Adolfo Campoy Carrasco, que puso al servicio del grupo nada más estrenarlo.

Actuaron por toda la provincia almeriense, Cartagena y la Manga del Mar menor, Hotel Cala-Cristal y Entremares y por último en Tarragona, en las playas de Cambrils, donde el grupo se disuelve en 1974.

Como dato relevante indicar que tuvieron tres actuaciones, para la TVE, BBC y un canal de TV norteamericano con motivo, nunca mejor dicho, del "bombazo", de la caída de las bombas atómicas en Palomares, por la colisión en vuelo de aviones B-52 norteamericanos cuando repostaban combustible el 17/01/1966.

Los componentes del grupo estudiaban en esas fechas en el instituto de Cuevas del Almanzora y entre varios compañeros de estudio adaptaron la música de la canción de Augusto Algueró "La chicha ye-ye" que popularizó Conchita Velasco a una letra desenfadada crítica del hecho tan importante que supuso el estado de peligro inminente que representaban aquellas bombas atómicas. Como no podía ser de otra manera, la canción se llamó "La bomba ye-ye" y según Antonio Campoy decía más o menos: "No te quieres enterar que la bomba va a explotar, y vendrá a pedirme y a rogarme, que te lleve en mi coche a Palomares, pero no te llevaré porque me contagiaré por las bombas de los americanos y por la radio actividad..."

No ambicionaban premios, ni vislumbraban llegar a grabar discos. Se movían por otros vericuetos, pese a la calidad que atesoraba el grupo.

Este conjunto fue de los pioneros en la comarca del Almanzora y gracias al mismo, los componentes que se dedicaron más de lleno a la música, como fue José Belmonte (bajista de los Puntos) y Antonio Campoy (Trompeta, flauta y percusión de Paréntesis y más tarde de Frenos), hicieron un gran bagaje musical, cada uno cultivando un estilo distinto de tocar, que más tarde se proyectaría en la recuperación de la extinguida Banda de música de Cuevas del Almanzora, en el año 1978.

Esta iniciativa concluyó con la creación de la Agrupación Musical Cuevas del Almanzora, destacando la gran implicación de Andrés Valero como presidente de la Agrupación, Antonio Campoy como director y Manolo Arana como secretario de la misma.

Toda esta labor cristalizó en un gran movimiento músico-cultural en Cuevas del Almanzora y como fruto de aquel trabajo se consiguió que la sección delegada del Conservatorio de Almería en Cuevas dirigida por la Agrupación musical, de la cual Antonio Campoy fue profesor de solfeo y guitarra, hoy en día, sea una realidad al haber sido asumido como Conservatorio Elemental de Música, por la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía.

De vez en cuando, algunos componentes de Cartum Group se reunen para recordar aquellas canciones tan entrañables, volviéndolas a tocar y evocar aquellos días en los que como dice la canción: "Somos jóvenes..."

José Ángel Pérez García